¿Un libro o un cómic? Tal vez una caja de sorpresas. Por Graciela Malgesini.

 

Poca gente estudia la historia de Asia. El que le interesa, de alguna manera, se suele quedar en la anécdota. Pero hoy se produce el camino inverso: la historia de un hombre asiático y sus anécdotas nos llevan al interior de la historia de Asia.

¿Es posible que exista algo como un “bolero malayo”? ¿Puede este libro quedar representado en esa metáfora?

Apostar por el libro escrito, en un mundo crecientemente digital ¿es una frikada? ¿Qué hace Dib-Buks, una editorial de inspiración “franco-belga”, publicando un comic malayo, saltándose el inevitable paso del Manga?

El mundo asiático viene de la mano de Naruto, Dragon Ball y otros héroes similares… El editor no tenía interés, hasta que “un amigo de un padre de un amigo de sus hijos” lo abordó en la feria del comic de Barcelona. Y el bolero malayo sonó por primera vez en sus oídos.

¿Está el público reaprendiendo a valorar y acercándose al comic?

Sonny Liew estaba esperando para dar el salto desde su insularidad asiática hasta la estantería de Amok y, de allí, al catálogo de Dib-Buks.

¿Un salto al vacío? De cada 1.000 libros de comics que se venden en España, se venden 10.000 en Francia.

En España, si vas a ver a tu tía en el hospital, le llevas el Hola y unas flores, no un libro de comics. Ahora, por 30 euros, puedes ir con las flores y con Charlie Chan Hock Chye bajo el brazo. Un premio nacional de literatura de Singapur de 2016 tiene que ser algo importante ¿verdad? También tiene 6 nominaciones a nivel internacional. Una mina.

Alguien tiene la tentación de hacer un spoiler, pero el asesino no es el mayordomo y no es fácil enterarse de qué va, sin leerlo con el cerebro despierto. Y pagando unos módicos 30 euros.

Más preguntas difíciles. ¿Es posible ganar un Oscar con un tráiler de un comic? ¿Y por la traducción de esa mescolanza autodenominada “inglés de Singapur?

Un antiguo profesor de cultura e historia de Asia ha embaucado al editor para que ame Asia… y ahora el editor le embauca con un comic que narra la historia de Singapur… ¿Puede este comic entrar en las publicaciones historiográficas académicas? El profesor lo intentará colar.

Los ingleses, siempre muy listos, se meten a Singapur en el bolsillo para quedarse con el botín asiático más preciado. El ombligo de aquello. El estrecho de Malaca. Aplicando su habitual “divide y vencerás” para gestionarlo, le dan su estructura colonial en la que nace el protagonista Charlie Chan.Con dos palos, los niños juegan al That Huan, que es la versión colonial del aristocrático cricket. Y que también se juega en los pueblos del norte de Galicia, aunque con otro nombre. Sonny Liew establece esos lazos con lo humano, mientras el meta-relato es Singapur en el siglo XX.

¿Es posible conocer la historia de Singapur y Malasia desde un comic? En cuatro meses, en la II Guerra Mundial, los japoneses quisieron descabezar la colonia británica, con una crueldad que todavía se recuerda, porque fue más tremenda aún que la del viejo imperio.

¿Una guerra de resistencia entre perros, gatos y monos… antecede al comunismo? Este libro, efectivamente, es una caja de sorpresas.

Cada uno de los imperialistas pide que confíen en ellos, previa matanza de la oposición. Los británicos, por fin, se van despedazando el territorio, con Malasia (y Borneo) de su hermana Singapur, para poder controlar todo mejor desde el Mar del Norte.

En 1957 y 1959, era de revoluciones, la varita también toca a Malasia y Singapur, escorando a la segunda al comunismo, mientras que los reyes malayos musulmanes le rehúyen.

La sociedad confuciana se implanta en Singapur, previa extirpación de los valores inconvenientes, de la mano de Kuan Yin. Perfecta. Reglamentarista. Pero con pragmatismo y flexibilidad. Si para lograr el éxito, hay que occidentalizarse… se hace. La libertad de pensamiento se apaga, la censura es como la niebla, mientras el líder está flotando por encima de la ley. Sonny Liew ilustra el partido “Ponte a Pagar” que tiene un papel en la vida de Charlie Chan.

¿Habría sido la misma historia, de haber triunfado el comunismo? Como esto es un pensamiento contra-fáctico, el historiador lo tiene vetado. Los demás, pueden especular. Singapur se ha tragado islas vecinas ¿ha heredado la sociedad confucionista-capitalista la ambición colonialista británica?

Este libro surge de una beca del gobierno que le dieron a Sonny Liew. Pero cuando en el Ministerio de Cultura leyeron el libro, le dijeron: o te vas del país, o te damos la nacionalidad de Singapur. Sonny Liew, también pragmático, aceptó convertirse. Y beber la libertad, aunque fuera a gotas.

El destino intercedió para que, en las manos de Sonny Liew, hubiera un bolígrafo y un contrato que decía “Amok y Dib-Buks”, antes de que llegaran los otros, que habían leído sobre un premio internacional y traducían este dato a euros. Por eso, casi no se publica, al menos no con el mimo y la atención al detalle que tiene.

Y lo podemos comprar, aunque no tengamos una tía en el hospital, para nosotros mismos, por sólo 30 euros.

Graciela Malgesini , investigadora social , consultora y docente universitaria.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *